Cada vez son más frecuentes las conductas adictivas a los videojuegos entre los jóvenes

I care not for a man's religion whose dog and cat are not the better for it.

Heading

Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) identificase el abuso de los videojuegos como un problema de salud y recomendase limitar el juego entre los más jóvenes, no ha parado de crecer el número de adolescentes con conductas adictivas hacia este tipo de productos de entretenimiento. De igual modo, InRecovery, quiere subrayar que estos atisbos de adicción se han visto aumentados por los confinamientos y las restricciones de ámbito social consecuencia de la actual crisis sanitaria.

 Ya en 2017,expertos en salud mental y organizaciones en defensa de los derechos delos menores reclamaban con ahínco la necesidad de hacer saber a toda la sociedad esta problemática. Los videojuegos son cada vez más populares entre la población joven, y más aún si se tiene en cuenta que la pandemia ha forzado ala mayoría de los jóvenes a verse inmersos en sus casas sin más distracción quelas nuevas tecnologías. El porcentaje de personas a las que afecta este trastorno en las muestras estudiadas oscila entre el 0,7% y el 27,5%, según varias revisiones recientes. La tasa es tan amplia precisamente porque hasta ahora ha sido complicado limitar qué era y qué no adicción a los videojuegos.

Concienciar y detectar

InRecovery, al ser una asociación nacida con el doble objetivo de concienciar a la sociedad sobre cómo detectar y comportarse ante las adicciones, quiere alertar de que el crecimiento exponencial de los videojuegos ha provocado también que una parte de los Jugadores, en su mayoría hombres, hagan un uso descontrolado que puede acabaren una adicción.

Y es que el porcentaje de personas que se ven afectadas por el uso descontrolado de los videojuegos online se sitúa entre el 1% y el 10% en los países occidentales, así lo indico Vladimir Poznyak, experto de la OMS en consumo de sustancias y conductas adictivas.

De igual modo Gabriel Rubio, jefe del Servicio de Psiquiatría del 12 de Octubre y principal impulsor de InRecovery, matiza que “¿Cuándo decimos que existe un Trastorno Adictivo? Cuando se da la combinación de estos factores: pérdida de control más seguir consumiendo a pesar de las consecuencias negativas que produce.  Hay que tener muy en cuenta estos dos factores para considerar una conducta adictiva. Si bien es cierto que dejar de lado otras actividades, ya sean sociales, familiares o profesionales, para quedarse en casa y pasar horas jugando es uno de los síntomas más habituales entre las personas con adicción a los videojuegos. Suelen convertir el juego en una prioridad, ya sea a través del ordenador o dela consola”.

Desde la asociación se señala la importancia de  conocer cuánto tiempo se pasa delante de la pantalla durante horas hasta perderla noción del tiempo. Hay casos en los que las personas con adicción a los videojuegos sacrifican horas de sueño para seguir jugando, y esto tiene consecuencias directas sobre la salud física y psicológica.

Es por ello que desde inRecovery se recomienda establecer horarios y rutinas de juego para evitar el desarrollo de conductas adictivas. También se aconseja a los padres combinar las horas dedicadas a los videojuegos con otra serie de actividades que se realicen en compañía y que impliquen un movimiento físico.

 

Las señales e indicadores a tener en cuenta ante este tipo de adicción

 

Dejar de lado relaciones sociales

Los videojuegos son un entretenimiento y reservar tiempo de tu día para jugar tampoco tiene porqué ser preocupante. El problema se da cuando se convierte en una prioridad y dejas de hacer otras cosas más importantes por sentarte delante del ordenador ola videoconsola. Es decir, cuando el juego es lo primero para ti y lo antepones a salir con tus amigos, pasar tiempo con tu familia, hacer planes con tu pareja o terminar de hacer tu trabajo.

 

No limitar el tiempo

Perder la noción del tiempo es normal, si sucede esporádicamente, pero no si aun siendo consciente de que deberías dejarlo por hoy, eres incapaz de hacerlo. En esa situación, se considera que el usuario está perdiendo el control sobre sus impulsos y que se deja llevar por el placer que este tipo de conductas generan en su cerebro.

 

Sustituir el sueño por el juego

Aunque las necesidades de sueño pueden variar mucho de una persona a otra, hay ciertos límites que, si se cruzan, pueden ser una señal de alarma. Por ejemplo, mantener al día tus obligaciones diarias a cambio de sacrificar horas de sueño para poder jugar o cambiar los hábitos de sueño para amoldarlos al juego: no es lo mismo ser alguien que siempre ha funcionado bien durmiendo solo cinco o seis horas, que reducir el tiempo que estás durmiendo para poder jugar.

 

Seguir jugando a pesar de las consecuencias negativas

Desde InRecovery queremos destacar que una de las claves para llegar a diagnosticar la adicción a los videojuegos es la incapacidad de dejar de jugar aún a sabiendas de las consecuencias negativas. Es decir, cuando está afectando a tus relaciones personales, a tu trabajo o a tu salud física y mental y, aún así, sigues dándole prioridad y no eres capaz de dejarlo.

Además de los problemas de sueño, otras consecuencias relevantes de la adicción a los videojuegos son la disminución del rendimiento escolar, aparición de síntomas depresivos, de irritabilidad y de ansiedad, vista cansada por ojo seco, dolores de cuello y espalda, sedentarismo y sobrepeso.  

Mas testimonios