¿Alcohol y covid?

Alcohol y covid-19 no son una buena combinación. Tratamos el asunto en profundidad en este post.

Desde el comienzo de la pandemia, la mayoría de los países han registrado un aumento del consumo de alcohol a causa de los confinamientos y el distanciamiento social. Un hecho que parece ser preocupante, ya que numerosos expertos relacionan el consumo abusivo de alcohol con tener una mayor vulnerabilidad a la infección por coronavirus.

En InRecovery nos hemos apoyado en el informe “Síntomas neuropsiquiátricos relacionados con COVID-19 en pacientes con problemas de abuso de alcohol durante la pandemia de SARS-CoV-2”,elaborado por el equipo del Doctor Gabriel Rubio y posteriormente publicado en una revista científica internacional en un número dedicado al COVID y elSistema Nervioso Central, para tratar de explicar el porqué de esta preocupante consecuencia.

Según este documento se ha encontrado que los pacientes con antecedentes personales de abuso de alcohol tienen un 8%más de probabilidades de prolongar el periodo hospitalización de un día y un15% más de probabilidades de prolongar su estancia en la Unidad de CuidadosIntensivos (UCI). También tienen un 5,47 veces más riesgo de necesitar un ingreso en la UCI y más riesgo de necesitar un respirador. Así las cosas, los pacientes con antecedentes personales de abuso de alcohol tienen un 91% de más probabilidades de presentar dificultad respiratoria y 3,15 veces más riesgo de mostraral menos un síntoma neuropsiquiátrico.

Este estudio también demuestra que existen diferencias estadísticamente significativas en el número de síntomas neuropsiquiátricos desarrollados durante la infección por COVID-19entre los consumidores de alcohol y los que no. Por ello, tras abordar estos datos, desde inRecovery, queremos recomendar y advertir de las consecuencias negativas del abuso de alcohol respecto a las complicaciones por COVID-19:

 

Características médicas y determinantes sociales

Los pacientes con una condición de abuso de sustancias, como pacientes alcohólicos, presentan varias características médicas y determinantes sociales que sugieren una mayor vulnerabilidad al síndrome respiratorio agudo severo provocado por la infección de coronavirus y, aún más, una peor evolución de la enfermedad una vez infectado.  

Según el Observatorio Europeo delas Drogas y las Drogadicción y varios estudios sobre las implicaciones del COVID-19para los consumidores de drogas ilegales, éstos pueden sufrir más patologías cardiovasculares y respiratorias, siendo también más vulnerables a los daños dela infección por COVID-19. Además de estas consecuencias, el hecho de que la respuesta inmunitaria puede estar comprometida en esta población y que puedan carecer deun comportamiento de búsqueda de la salud podría aumentar la gravedad de la infección.

Por otro lado, los medicamentosde la COVID-19 pueden ser menos eficaces y peor tolerados por los consumidores de drogas, que también corren un mayor riesgo de interacciones farmacológicas, interacciones entre agentes farmacológicos y drogas de abuso. Se ha encontrado que el alcohol puede aumentar el riesgo de desarrollar síndrome de dificultad respiratoria aguda a través de varios mecanismos, como la disfunción del epitelio alveolar, el estrés oxidativo inducido por el alcohol y la interferencia en la función delos macrófagos alveolares. En los pacientes hospitalizados con neumonía, tener un diagnóstico relacionado con el alcohol se asoció a una mayor probabilidad de ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos y una mayor duración de la estancia.

 

Consumo excesivo de alcohol

Entendiendo por consumo excesivo de alcohol para los hombres el consumo de 15 bebidas o más a la semana, y en el caso de las mujeres, 8 bebidas o más a la semana. El perfil medio de los pacientes con abuso de alcohol es el de un bebedor con una base diaria y un consumo sistemático de alcohol.

Cabe destacar que el binge drinking, una práctica común que se basa en 5 o más tragos en hombres en menos de dos horas y cuatro tragos entre las mujeres, es habitual en España, pero la persona que lo padece no suele acudir a consulta médica ni al hospital o a Atención Primaria; ya que preguntar por hábitos de este tipo no se explora sistemáticamente durante la intervención médica, a menos que se observen cuestiones médicas directamente relacionadas con ellos se tienen en cuenta, estos pacientes no tienen un diagnóstico de abuso de alcohol anotado en sus historias clínicas.

Como se ha demostrado, el consumo de alcohol tiene un efecto importante en el sistema nervioso central y en la salud mental y también en los pacientes con COVID-19, ya que parece aumentar significativamente las probabilidades de sufrir al menos un síntoma neuropsiquiátrico y, con frecuencia, más de uno.

Teniendo en cuenta el uso y el abuso de alcohol que se está produciendo en la población general como consecuencia de la pandemia, desde esta asociación queremos mostrar a toda la sociedad las consecuencias negativas que estos hábitos pueden tener en las complicaciones de los infectados por COVID-19. De este modo, los clínicos deberían evaluar sistemáticamente los antecedentes de alcohol y hábitos de consumo de alcohol en todos los pacientes, especialmente en aquellos que buscan consejo médico en relación con la infección por COVID-19, con el fin de prevenirla gravedad de los síntomas y las complicaciones que se derivan de esta relación.

 

Fuente:

(COVID-19-Related Neuropsychiatric Symptoms inPatients With Alcohol Abuse Conditions During the SARS-CoV-2 Pandemic: A Retrospective Cohort Study Using Real World Data From Electronic Health Recordsof a Tertiary Hospital. Frontiers in Neurology, 03 March 2021 |https://doi.org/10.3389/fneur.2021.630566 )

Mas testimonios